La Elegía y sus Características

Contenidos

Características de la Elegía

definición y características

La muerte es quizás el elemento más común y conocido de la existencia humana, pero la forma en que elegimos concebir, lidiar y llorar la muerte y la encarnación de la pérdida no lo es. Muchas, si no todas las religiones, han desarrollado interpretaciones y explicaciones de la muerte y lo que sucede después de la muerte, y cada cultura ha desarrollado alguna forma de ritual en torno a la muerte.

La muerte es una forma informe, una profundidad que parece no tener fondo y, aunque hemos buscado comprender e interpretar sus confines más lejanos, penetrar en su oscuridad como si fuera un espejo que nos revelara quiénes somos realmente, ha permanecido como un enigma. La muerte ha sido despreciada y adorada, temida y celebrada durante milenios. La muerte ha fascinado a los seres humanos desde que pudimos cuestionar nuestra propia mortalidad. Y es nuestra mortalidad lo que hace que la vida sea tan preciosa. Nada parece definir los límites de la vida con mayor precisión que la muerte.

Entonces, podría decirse que es el vacío que quedó tras la muerte lo que estimuló el deseo de la sociedad de buscar una comprensión de ella, y en el corazón de esta evolución del pensamiento en torno a la muerte han estado las religiones, los autores, los poetas y la elegía. Con la ausencia, la muerte y la finitud de la existencia humana reconocidas como hechos insuperables, la poética modernista posee, sin embargo, una compulsión irreprimible para dar alguna figura a lo que se ha perdido ”

Según la Enciclopedia de la Muerte y la Experiencia Humana, la forma poética de la elegía surgió en la antigua civilización griega y ha seguido evolucionando a medida que fue asimilada a lo largo de los siglos por diferentes culturas. La función principal de una elegía es procesar el amor, la pérdida, el anhelo y el dolor en forma lírica, pero también hay una función secundaria; cultivar estas emociones en sus audiencias. Sin embargo, para que una elegía logre sus funciones primarias y secundarias, hay dos condiciones que deben cumplirse; el autor debe ser capturado por el pensamiento de la muerte, y el autor debe utilizar el lenguaje de tal manera que infunda los sentimientos de amor, anhelo y dolor.

La elegía, también conocida en épocas medievales como endecha o planto, es una composición poética cuyo principal tema es el fallecimiento de una persona cercana y querida o de algún suceso que desata tristeza y dolor profundo. Generalmente es extenso, de tono melancólico, y deja a las claras el dolor que produce una pérdida individual o colectiva.

La palabra elegía se deriva de la palabra griega élegos o elegeia, que es el nombre del canto de duelo. Es una especie de poesía lírica que intenta expresar la brevedad de la vida a través de la palabra, recordar lo perdido y dar una nueva forma desde la memoria, es decir, el sentido de existencia más allá de la pérdida o la desaparición.

La elegía forma parte del género lírico dentro de la clasificación de los géneros literarios

propósito

La función de una elegía es procesar el amor, la pérdida, el anhelo y el dolor en forma lírica, pero también tiene una función secundaria: para cultivar estas emociones en sus audiencias. Es la última función la que se volvió más interesante porque es el duelo lo que nos conecta con el resto de los vivos, por lo que parece que a nosotros, como humanos, se nos permite llorar solo compartiendo nuestro dolor.

Una pintura o una película es inadecuada para transmitir pasión porque solo con palabras se aprovecha la oscuridad necesaria para inculcar y excitar el corazón humano hasta el punto relevante de compartir el dolor. Es irónico que la cultura humana y, posteriormente, nuestra literatura y poesía hayan evolucionado a través de la transmisión oral y escrita de la historia —la suma de las lecciones aprendidas— porque ahora dependemos de las palabras para procesar plenamente la vida y, además, la muerte.

Elegía

origen

La poesía elegíaca se remonta a la antigua tradición griega de elegeia. Este término se refiere a un verso poético que está redactado en coplas elegíacas, abordando temas como la pérdida, la muerte, el amor y la guerra. Cuando los romanos conquistaron tierras griegas, con frecuencia se apropiaron de las tradiciones artísticas griegas, y la poesía elegíaca no fue una excepción. Las elegías romanas, escritas en latín, abordaron temas similares a las elegías griegas, pero dieron especial énfasis a los temas eróticos o mitológicos.

Las elegías existen desde hace miles de años. El ejemplo más antiguo de elegía es “Idllys” de Teócrito, escrito en el siglo III a. C. Esta fue una composición extremadamente larga, de la cual usó algunos ejemplos de elegía en todo momento. Aproximadamente 200 años después, Propercio compuso una colección de elegías, apropiadamente titulada Elegías. Sin embargo, todas sus piezas no se centraron en la muerte, y también escribió muchas piezas cortas en alabanza del amor.

Por la misma época, Ovidio compuso sus elegías Amores, Ars Amatoria, Heroides, Fasti, Tristia, Epistulae ex Ponto. Sin embargo, la forma elegíaca no comenzó a moldearse en lo que es hoy hasta más tarde en la historia.

En 1476, el poeta español Jorge Manrique compuso “Estrofas sobre la muerte de su padre”. Una selección de la estrofa media dice así:

“Allí se extravían los poderosos torrentes, / Allí el libro sigue su camino, / Y el tintineo del arroyo, / Allá todos son iguales; uno al lado del otro / El pobre y el hijo del orgullo / Descansa tranquilo y quieto”.

Manrique está señalando que no importa quiénes sean las personas durante sus vidas, todas están destinadas al mismo lugar: la tumba. Sintió que su padre vivió una vida maravillosa, pero lamenta que ahora esté en el mismo lugar que cualquier otra persona.

Cómo escribir una Elegía

  1. Lee algunos ejemplos de elegías.
    Antes de intentar hacer algo que nunca antes había hecho, es una buena idea buscar el consejo y los ejemplos de un profesional. Es por eso que los programas de cocina y los videos instructivos de YouTube son tan populares. Es más fácil hacer algo una vez que lo has visto.
    Escribir no es diferente. Si quieres escribir un poema o música para honrar a alguien que perdiste, lee algunas elegías escritas por profesionales.
  2. Elige un formato.
    Una elegía, o cualquier poema fúnebre, se puede escribir en cualquier formato, como una balada, una oda o una epopeya. Las elegías no tienen que estar escritas de ninguna forma específica. Entonces, ¿Cómo eliges qué tipo de poema escribir?
    Piensa en tu preferencia personal. Antes de comenzar a escribir tu elegía, considera los ejemplos que lees y la poesía que prefieres. Si te gusta trabajar con un esquema de rima o ritmo en particular, esto te dará un lugar para comenzar.
    Piensa en el mensaje de tu poema. ¿Quieres contar una historia sobre un ser querido que murió? ¿O quieres expresar las emociones que sientes? Su mensaje puede ayudarte a elegir el formato correcto para tu elegía.
    Piensa en el tipo de relación que has tenido con el fallecido. Una elegía escrita para un abuelo puede tener un tono más formal y un esquema de rima rígido en comparación con una elegía escrita para un cónyuge.
    Piensa si estás poniendo música a tus palabras o no. Si eliges escribir una canción de tu elegía, es posible que debas trabajar bajo el ritmo y la cadencia de la melodía.
  3. Piensa en tu mensaje.
    A algunas personas les resulta intimidante escribir poesía, incluso si sienten que necesitan una salida para expresar sus emociones reprimidas.
    Si sufres de bloqueo del escritor, considere salir a caminar. Deja tus auriculares en casa. Piensa en la persona que has perdido. Deja que las palabras, frases y emociones se filtren en tu subconsciente.
    Tan pronto como regreses a tu computadora o una hoja de papel en blanco, escribe algunas palabras o frases que se te ocurran.
    ¿Sigues luchando? Escribe una lista de adjetivos que usarías para describir a tu ser querido. Escribe fragmentos de historias que muestren por qué se eligieron esas palabras descriptivas.
    Lo más importante en esta parte del proceso es plasmar las palabras en papel. No te preocupes si son perfectos.

  4. Escribe, edita y reescribe.
    Has elegido tu formato según tus preferencias personales y el mensaje de tu poema. Has pensado en su relación con el difunto. Ahora es el momento de escribir.
    Describe cómo te hace sentir perder a esa persona. Considera agregar palabras consoladoras. La mayoría de las elegías tienen un tono triste, pero eso no significa que no debas compartir un recuerdo feliz.
    Una vez que tenga un borrador de un poema, déjelo reposar un rato. La mayoría de los escritores profesionales completan una serie de reescrituras y ediciones antes de estar satisfechos con su trabajo. No existe la escritura. Solo hay una buena reescritura.
    Trata que algunas personas lean tu trabajo y pide comentarios. Es posible que desees buscar el consejo de las comunidades de poesía en línea.
    Pídele a otras personas que conocieron a la persona que también te den su opinión. Toma el consejo que te guste y deja el resto. Incluso si otros tienen una idea para incluir un verbo más fuerte u otra historia, tú eres el poeta. Tú decides cómo se lee el poema al final.
La Elegía

tipos

Desde la antigüedad se conserva la composición de la elegía. En la literatura griega, la elegía consta de un poema de estrofas con dos versos, el hexámetro y el pentámetro, también llamado como dístico elegíaco, típico de la métrica grecolatina, generalmente utilizado en la tradición oral.

La elegía es un género lírico muy común, representado por canciones al principio, acompañadas de melodía de flauta. Además de tomar la muerte como tema principal, los poetas griegos también utilizaron temas más amplios como la catástrofe, el fracaso, el amor, el paso del tiempo y la nostalgia. Los principales representantes de la elegía son los poetas griegos Solón, Tirteo, Calino, Teognis, Mimnermo, Jenófanes, Sermónides, etc. Estos poetas están particularmente involucrados en funerales, guerras y otros temas de lamentación o duelo.

Posteriormente, durante el Renacimiento, la elegía se desarrolló entre los poetas de habla hispana, pero con menos sentido hacia el funeral o la lamentación. Esto se debe a que la elegía que llegó a España tiene una tradición latina, por lo que su tendencia a volverse más hacia temas relacionados con el amor. Sin embargo, la elegía española debió adaptarse a este idioma, por lo que el estilo del dístico elegiaco no pudo continuar.

ejemplos

 

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.

Al primer muerto nunca lo olvidamos,

aunque muera de rayo, tan aprisa

que no alcance la cama ni los óleos.

Oigo el bastón que duda en un peldaño,

el cuerpo que se afianza en un suspiro,

la puerta que se abre, el muerto que entra.

De una puerta a morir hay poco espacio

y apenas queda tiempo de sentarse,

alzar la cara, ver la hora

y enterarse: las ocho y cuarto.

Elegía Interrumpida (Octavio Paz) 

 

Abrázame, mi bien, se nos ha muerto
el fruto del a mor;
abrázame, el deseo está a cubierto
en surco de dolor. 
Sobre la huesa de ese bien perdido,
que se fue a todo ir,
la cuna rodará del bien nacido,
del que está por venir.

Trueca en cantar los ayes de tu llanto,
la muerte dormirá;
rima en endecha tu tenaz quebranto,
la vida tornará. 
Lava el sudario y dale sahumerio,
pañal de sacrificio,
pasará de un misterio a otro misterio,
llenando el santo oficio.

Que no sean lamentos del pasado,
del porvenir conjuro,
bricen, más bien su sueño sosegado
hosanas al futuro. 
Cuando al ponerse el sol te enlute el cielo
con sangriento arrebol,
piensa, mi bien: “A esta hora de mi duelo
para alguien sale el sol”.

Y cuando vierta sobre ti su río
de luz y de calor,
piensa que habrá dejado oscuro y frío
algún rincón del amor. 
Es la rueda: día, noche; estío, invierno;
la rueda: vida, muerte…
Sin cesar así rueda, en curso eterno,
¡tragedia de la suerte!

Esperando el final de la partida
damos pasto al anhelo,
con cantos a la muerte henchir la vida,
tal es nuestro consuelo.

En la muerte de un hijo (Unamuno)

Otros artículos que Te van a interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boton arriba