La Lectura Científica y sus características

A la ciencia, como parcela de conocimiento humano, le es necesario comunicar su contenido y hallazgos a sí misma y a otros, para que cumpla así una de sus funciones fundamentales: ser útil a sí misma y a la sociedad. La forma de comunicar este contenido será a través de la escritura. Así, la información se conservará intacta a lo largo del tiempo. Los únicos requisitos fundamentales para que un texto sea considerado científico son dos: que su contenido haya sido obtenido mediante la aplicación del método de adquisición de conocimiento propio de la ciencia (Método Científico), y que trate sobre algún aspecto concreto de algún sector de conocimiento de la ciencia.

La lectura científica es habitual en institutos de investigación, universidades y establecimientos de educación superior ya que los escritos científicos son imprescindibles para la divulgación de los descubrimientos y novedades de cada disciplina.

La lectura de artículos académicos para médicos, investigadores y estudiantes se ha convertido en una actividad esencial. Esta lectura científica no sólo es utilizada para mantenerse actualizados en sus especialidades, sino también para seguir informados sobre las tendencias actuales para poder proveer una atención óptima a sus pacientes. La literatura científica es una obligación para los estudiantes interesados en la investigación, ya que gracias a ésta pueden elegir los tópicos a abordar y los experimentos a realizar. Sin ella, no podrían estar informados sobre las preguntas que continúan sin respuesta ni sobre lo que ya ha sido descubierto en su campo.

Sin embargo, los artículos científicos no sólo son afines a temáticas como la física, la química, la matemática sino que engloban todos los campos del conocimiento humano.

Contenidos

Artículos científicos

Características de la Lectura Científica

La lectura científica requiere la existencia de un lector activo, que utilice sus conocimientos previos para poder razonar sobre lo leído. Un lector que pueda establecer la verdad o falsedad de los contenidos y, si es posible, crear otras ideas en base a las leídas en el texto.

Ingresar  a trabajar a un laboratorio, en la actualidad, implica grandes cantidades de textos para leer, una cuenta de email llena de artículos académicos relacionados con la investigación en cuestión y la urgencia que conlleva la necesidad de leerlos todos para estar al día.

Más allá de la velocidad con la que internet está cambiando nuestras formas de acceder a diferentes datos, leer artículos académicos (ya sea por medios impresos o electrónicos) continúa siendo la manera más común de adquirir nuevas informaciones. Existen publicaciones que son de lectura relajada, como los periódicos o novelas, pero los artículos científicos y reportes de investigación requieren de una alta concentración y de un enfoque meticuloso.

Tipos de Artículos Científicos

Existen millones de artículos científicos, lo cual hace muy ardua la tarea de seleccionar los adecuados para leerlos de manera efectiva y sistemática. Para poder realizar esta tarea el lector de este tipo de textos debe conocer los tipos de artículos académicos.

Artículos Primarios:

  • Artículos de Investigación Originales.
  • Encuestas.
  • Reporte de Casos.
  • Actas de Conferencias y Abstracts.
  • Editoriales.
  • Correspondencia con el Editor.

Los artículos por excelencia de las publicaciones científicas son las investigaciones originales. Estos artículos académicos presentan los nuevos descubrimientos o presentan los primeros resultados de investigaciones para lograr, con la ayuda de la comunidad, encontrar nuevas perspectivas para continuar el trabajo.



Artículos Secundarios:

  • Revisiones Narrativas.
  • Revisiones Sistemáticas.
  • Meta-Análisis.
  • Revisiones de Libros.
  • Guías.
  • Comentarios.

Los artículos académicos secundarios incluyen, en general, las revisiones, notas, pensamientos sobre las originales. Se basan en la existencia de los primarios para ser creados.

Artículos académicos

Estructura Convencional de los Artículos Científicos

La mayor parte de los artículos científicos se encuentran organizados de la siguiente manera:

  1. Título: es donde se deja claro el tópico del artículo en cuestión y la información sobre los autores del mismo. Debe ser conciso y claro.
  2. Abstract: es el resumen del artículo. Generalmente destaca la/s incógnita/s que el autor investiga, provee los resultados clave de sus experimentos y muestra, de forma breve, las principales conclusiones a las que arribó. Es la parte del artículo académico que permite que el lector decida, sin utilizar grandes cantidades de tiempo, si su contenido es lo que necesitaba o no. Generalmente están disponibles para su lectura gratuita en sitios académicos o en bases de datos científicas en línea.
  3. Introducción: es donde el lector encontrará información de trasfondo sobre el tema del artículo y donde quedan establecidas las cuestiones específicas sobre las que tratará el autor. Es donde el autor presenta la hipótesis sobre la que se basa el artículo. En general. leyendo la introducción es cuando el lector decide si va a leer el resto del artículo o no. Si el texto introductorio no apunta a donde el investigador desea, o no tiene sentido la hipótesis, probablemente no siga leyéndolo. En el final de la introducción, habitualmente, se utiliza para describir en pocas palabras el objetivo del estudio.
  4. Metodología y Materiales: es la sección donde se explicitan los detalles técnicos de los experimentos que se llevaron a cabo, incluyendo los tipos de controles, los procedimientos que se siguieron, los instrumentos utilizados y las variables medidas en ellos. Esta sección ayuda a entender exactamente qué hizo el autor, algo necesario para juzgar la veracidad de los resultados y las conclusiones.
  5. Resultados: esta sección es la más importante de un artículo científico ya que contiene toda la información proveniente de los experimentos realizados. Los números van a mostrar los datos y el texto acompañará con descripciones verbales las partes de la información encontrada que el autor considere crítica compartir. Contiene gráficos, imágenes, tablas y sus leyendas que deben ser leídos en su totalidad.
    De los resultados de un artículo académico podemos extraer tres tipos de información: datos del experimento, ideas sobre como mejorar los métodos y el entendimiento de cómo podemos recrearlo de manera idéntica.
  6. Discusión: es la sección del artículo científico donde se interpretan los resultados y las implicaciones del estudio. Es donde el autor da su opinión sobre lo realizado y explicita las conclusiones sobre los resultados obtenidos.
    En esta parte el lector podrá encontrar, además, las incógnitas que aún no han sido resueltas sobre el tópico y, quizá, usarlas como punto de partida para una nueva investigación.
  7. Referencias – Bibliografía: es la sección del artículo académico donde el autor cita a otros autores y a sus textos ya que le sirvieron de referencia para la realización de su artículo. Es muy importante, como parte de la lectura científica, prestarle mucha atención a esta sección, ya que es donde el lector encontrará lecturas extra que ampliarán el conocimiento sobre el tópico en cuestión.
Lectura científica

Estrategias para una Lectura Científica exitosa

¿Cuál es la estrategia de lectura óptima para enfrentar artículos académicos?

En el caso en que el sujeto esté familiarizado con el tema del artículo científico, y solo desea verificar las conclusiones a las que arribó el autor, entonces con sólo ir a la sección Resultados va a encontrar la información que necesita.
Pero, si el sujeto está comenzando a conocer el tópico del artículo académico, se verá obligado a leer bastante más. Una buena estrategia de lectura optimizará la capacidad de comprender el tema a estudiar:

  1. La lectura científica, siempre, debe iniciarse con el Abstract, es la única forma de asegurarse que el tema del artículo académico en cuestión vale el tiempo y el esfuerzo de su estudio.
  2. Lectura en profundidad de la Introducción del texto, para poder entender el contexto del estudio.
  3. Búsqueda de los términos técnicos que el sujeto no conozca y que parezcan esenciales para el entendimiento de artículos académicos.
  4. Lectura de la sección Discusión, para encontrar una mirada reflexiva sobre los resultados y sus implicaciones.
  5. Mirar las cifras y tablas para tratar de entender los datos volcados.
  6. Lectura de la sección Resultados, para lograr entender a los arribados de forma más profunda.
  7. Observación de la sección Métodos, sólo en caso de necesitar conocer de forma exhaustiva la metodología utilizada en el experimento. No es necesario leer esta sección completa, ya que se la escribe a manera de referencia, y es muy sencillo encontrar los detalles que el sujeto necesita.
  8. Relectura de la sección Discusión para evaluar si los resultados presentados sostienen las conclusiones a las que arribó el autor.
  • Es muy probable que durante la lectura de artículos científicos el sujeto se encuentre con vocabulario y conceptos que no le son familiares. Generalmente, un diccionario científico o libros específicos sobre el tema tratado son una buena idea para encontrar esos vocablos que escapan su conocimiento.
    También son de gran ayuda tutoriales o artículos que se pueden encontrar en la web, los cuales pueden ser muy útiles.
  • La lectura científica es reiterativa. Una y otra vez el sujeto deberá leer, buscar el significado de nuevos conceptos y volver a leer. Es común que el avanzar en este tipo de lectura cueste muchísimo.
  • Pasar un resaltador por los datos importantes y realizar notas al margen es otra manera de mantener organizada la gran cantidad de información que el sujeto encuentra a medida que avanza en artículos científicos.
  • Tomar notas engloba las partes importantes del texto y mantiene al sujeto concentrado en la tarea. La confección de diagramas ayuda a mantener en la memoria la forma en que se llevó a cabo el experimento. Ayudan, además, a poder regresar al texto y recordar fácilmente en qué lugar se encuentra ese detalle en particular que querría releer.
  • La técnica de Skimming es muy útil en la lectura científica. Cuando el sujeto inicia la lectura puede pasar la mirada de manera veloz por la integridad del texto, sin tomar notas, enfocándose en los títulos y subtítulos. Esto lo realiza para formarse una idea global del contenido del texto. Los artículos académicos suelen leerse de manera no lineal, por lo que saber de antemano la estructura y con qué se va a encontrar el lector es una buena estrategia para lograr una lectura exitosa de los mismos.
Otros artículos que Te van a interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boton arriba