17 tipos de lectura: ¿Los conoces?

“La lectura es para la mente lo que el ejercicio es para el cuerpo"
Joseph Addison

La lectura forma parte de, lo que el autor brasilero Paulo Freire denomina, la naturaleza siempre inacabada del ser humano. Simboliza su permanente búsqueda de ser más. Freire caracteriza a la lectura como un proceso en que se aprenden y conocen de manera crítica el texto e igualmente el contexto, enlazados en una relación dialéctica.
La lectura (y la escritura, por supuesto) se remontan a las primeras civilizaciones hidráulicas de nuestra historia, las primeras en dejar registros de su existencia. El inicio de la Historia propiamente dicha ocurre ante la creación de estas habilidades cognitivas del ser humano.
Durante estos 5 milenios transcurridos, hemos ideado diferentes formas de abordar un texto, en función de nuestros objetivos y necesidades para con el mismo. Así, nos encontramos con los diferentes tipos de lectura que existen.

Como verás, en este artículo vas a encontrar una reseña de los tipos de lectura principales. Algunos son demasiado extensos para desarrollarlos por completo en este espacio y, por eso, te ofrecemos el enlace correspondiente para que encuentres una explicación más detallada de ellos.

Tipos de Lectura

Tipos de Lectura

Lectura Secuencial

Es la manera más usual de leer un escrito. En este tipo de lectura, quien lee, lo hace de manera directa, del inicio al final del contenido sin interrupciones. Lo hace sin apuro, sin pasar por alto u omitir ninguna parte del texto; pero no se detiene a reflexionar sobre ninguna sección del mismo.
La lectura secuencial se realiza al ritmo individual de quien lee, y es un procedimiento básico para todo lector que quiere ingresar a técnicas más avanzadas de lectura.

Lectura Digital

La lectura digital es una práctica que requiere el cambio de soporte del texto a leer, pasando del papel a una pantalla digital. Los lectores de libros electrónicos o eReaders permiten almacenar gran cantidad de libros en formato digital. Además se pueden utilizar otros dispositivos para poder leerlos: ordenadores, tabletas y teléfonos.

Claro está que no es lo mismo que un eReader, la diferencia se encuentra en el tipo de pantalla. Los eReaders utilizar tinta electrónica, su pantalla es opaca y no dañan la vista. Los otros dispositivos funcionan en base a la retroiluminación de la pantalla, lo cual es malo para la visión.
En todo caso, la lectura digital cambió la forma de interactuar con los textos. Las nuevas formas de comunicación digital exigen la utilización de todos los sentidos para poder asimilarlas. La interacción con la pantalla es un requerimiento para poder disfrutar de este tipo de lectura.
Más allá de los gustos personales, realmente han llegado para cambiar los hábitos de los lectores del mundo.

Para más información sobre la lectura digital, ingresa AQUÍ

Lectura de Estudio y de Documentación

Cuando una persona lee porque necesita comprender e interpretar un tema específico, o sea, adquirir y dominar un conocimiento determinado, se considera que realiza una lectura de estudio. Esta es uno de los tipos de lectura más comunes y, a la vez, que requieren mayor nivel de análisis.
La importancia de la lectura de estudio radica en que el lector debe manejar de manera profunda los conceptos y nociones propias de los discursos que conforman su ámbito científico determinado así como conocimientos generales y de humanidades.

Aquél que no logre apropiarse de estas nociones probablemente no podrá rendir de manera óptima y no se destacará en su tarea profesional.  Este tipo de lectura demanda del lector capacidad de síntesis, análisis y reflexión.

Cuando el lector necesita investigar y extraer ideas, explicaciones, puntos de vista y argumentos para organizar una exposición, para participar de una clase con conceptualizaciones válidas o para escribir un trabajo académico, se considera que realiza una lectura de documentación.
Este tipo de lectura también es conocido como lectura de investigación ya que es indispensable para redactar artículos, ensayos, informes investigativos y cualquier otro tipo de trabajo académico. Debe tener un objetivo definido de antemano, captar las ideas principales, considerar la intencionalidad del autor y su pensamiento de base, y aplicar la lectura cuidadosa.

Lectura Intensiva

Es uno de los tipos de lectura que implica un abordaje exhaustivo y concienzudo de la totalidad de un texto corto con propósitos predeterminados. Su objetivo es aprehender la mayor cantidad posible de datos y conseguir relacionarlos entre sí en grandes unidades conocimiento. Es el tipo de lectura que posibilita que el lector logre controlar su propio proceso de aprendizaje, permite que sea independiente en la asimilación de los contenidos.
Sus estrategias abarcan el reconocimiento de datos específicos, la discriminación de la información clave y lograr una visión de conjunto sobre el tópico leído.

Lectura Comprensiva

Este tipo de lectura implica la integración de los conocimientos previos con lo que el sujeto está leyendo para poder construir una interpretación.
Implica que el lector no es pasivo ante la interacción con el texto, sino que es activo, analiza, cuestiona, interroga, decodifica y critica el mensaje del mismo.
Es una lectura lenta e implica saber leer, esto es, que el sujeto logre entender lo que lee para poder analizarlo de forma crítica. Es imprescindible para los estudiantes, quienes deben abandonar la forma memorística de estudio en la medida en que las asignaturas abordadas se complejizan.

Para más información sobre la lectura comprensiva, ingresa AQUÍ

Lectura Oral o en Voz Alta

Es el tipo de lectura que, a través de la voz, el sujeto exterioriza lo que está leyendo; es habitualmente conocida como lectura en voz alta.
Por medio de la lectura oral se logra perfeccionar las habilidades de escucha, mejorar el vocabulario y perfeccionar la técnica de la oratoria.
Este forma de lectura es muy beneficiosa para los niños ya que influye de manera directa en su desarrollo integral.

Para más información sobre la lectura en voz alta, ingresa AQUÍ

Lectura Inconsciente o involuntaria

La lectura inconsciente es la que ocurre sin que el lector se dé cuenta, sin que medie su propia decisión.
Justamente, de manera involuntaria, a través la lectura de publicidades, el sujeto logra procesar la idea o el mensaje que está leyendo sin siquiera darse cuenta que lo está haciendo. Los estudios realizados por el marketing utilizan esta habilidad lectora (que requiere algunas capacidades de comprensión lectora) para acercarnos sus productos.

Lectura Literal

Este tipo de lectura permite que el sujeto identifique la información explícita del texto que lee, todos los datos y la narración de los hechos. El lector realiza sus procesos básicos de pensamiento, pero el nivel de interpretación se queda simplemente en lo superficial, no lo se profundiza.

A través de esta forma de lectura, podrá demostrar haber entendido el texto en cuestión con producciones como informes, cuadros comparativos, reseñas, resúmenes y mapas conceptuales. Sin embargo, no explorará interpretar las ideas que se desarrollan de manera diferente a la perseguida por el autor ni valorar la existencia de dobles sentidos; solo tomará el mensaje de manera explícita.

Lectura Inferencial

La lectura inferencial es opuesta a la literal. El ser humano logra la comprensión lectora gracias, en parte, a la inferencia, que actúa como base para construir las ideas implícitas del texto utilizando sus saberes internos y externos.
Este tipo de lectura analiza directamente lo no explicitado en el texto trabajado; utiliza el contexto del mismo para entender sus objetivos, intencionalidades, relaciones causales y temporales, sentimientos y motivaciones. Este tipo de lectura se permite crear conclusiones que no se encuentran en el texto. La conexión entre las experiencias personales del lector y las ideas del autor forman nuevos conocimientos y, también, la posibilidad de lograr un alto nivel de comprensión lectora.

Lectura Crítica

Este tipo de lectura se basa en la lectura inferencial, a la que hacemos referencia en el punto anterior, pero a esta se le agrega un nivel de valor por parte del sujeto que lee. No solo lee el texto, sino que además lo analiza, lo evalúa valorizándolo, y lo juzga en toda su extensión. Intenta, sobre todo, verificar la forma en que se expone la data y sus aciertos y errores. Es un tipo de lectura más lenta, ya que cada hecho presentado debe ser analizado y corroborado por parte del lector.

Para más información sobre la lectura crítica, ingresa AQUÍ

Lectura Científica

Este es de los tipos de lectura está orientada hacia la investigación; se enfoca en los procesos y factores que realiza el sujeto que lee para lograr una lectura crítica de un texto especializado. No necesariamente tiene que ser un texto científico.
Los investigadores son los que ejercen este tipo de lectura, que tiene como objetivos el conocimiento de la trascendencia y veracidad del texto en cuestión, el mejorar la capacidad de reflexión, la obtención de nuevos pensamientos en el ámbito científico, y el desarrollo de un espíritu crítico.
Es una lectura lenta, utilizando los conocimientos previos sobre el tema del que trata el texto y que contrasta la información leída con otras de la misma temática.

Para más información sobre la lectura científica, ingresa AQUÍ

Lectura Selectiva

Es también conocida como prelectura o lectura de búsqueda. Antes de iniciar una lectura profunda de un texto, se buscan elementos importantes del mismo a modo exploratorio: las primeras páginas, contratapa y solapas; el prefacio; el índice; el primero y el último capítulo; la bibliografía y las notas.
Se hojea el libro al azar para analizar la forma de utilización de la lengua, la forma del contenido y, de esta manera, poder medir de antemano la dificultad de la lectura que tiene el sujeto por delante.
La creación de expectativas es uno de los objetivos de la prelectura, organizando preguntas sobre texto y la lectura proporcionará las respuestas. Estas expectativas crearan para el lector un propósito a la hora de leer.

Lectura Rápida

Muy relacionada con el tipo de lectura anterior, la lectura rápida ayuda a ganar tiempo, a enfocarse en buscar la información que se necesita y a evitar el seguimiento mecánico de las palabras de un texto. No busca profundidad en lo leído, sino que permite tener una idea sobre lo que el sujeto está leyendo, la temática y la estructura básica.

Para más información sobre la lectura rápida, ingresa AQUÍ

Lectura Recreativa

Es uno de los tipos de lectura mas relajados, ya que tiene como único objetivo el disfrute del texto abordado. El sujeto no tiene intenciones primarias ni de recibir ni de mejorar sus conocimientos a través de la realización de esta lectura. Abarca gran cantidad de géneros literarios y este tipo de lectura no posee temáticas exclusivas. Cuentos, chistes, novelas, obras de teatro, sitios web… la lista es interminable.
Entre sus beneficios contamos que evita el aburrimiento, promueve la relajación, eleva la confianza, la autoestima, promueve la inclusión y la empatía. Además de motivar a leer todo tipo de textos por las buenas sensaciones que provoca la lectura de esta forma.

Lectura Silenciosa

La lectura silenciosa, como bien lo dice su nombre, implica leer de forma personal el texto en cuestión. Es uno de los tipos de lectura que mayor nivel de concentración permite, y ayuda a la comprensión y a poder recordar lo leído; es una lectura de velocidad alta ya que no utiliza los órganos de articulación de la voz, además de evitarnos la fatiga de los mismos.
Cada lector puede avanzar en la lectura a su propio ritmo y nivel de interés, además de detenerse en caso de fatiga. Permite la relectura de partes que no hayan sido entendidas por distracciones, y disminuye las ansiedades e inseguridades que produce la lectura oral.

Para más información sobre la lectura silenciosa, ingresa AQUÍ

Lectura Informativa

Es uno de los tipos de lectura más comunes entre los lectores del mundo. La lectura de diarios, revistas, propagandas, periódicos forman parte de ésta. Es una lectura sin gran profundidad cuyo objetivo es la identificación del tema y las ideas principales del texto. Actualizar los conocimientos del lector sobre los sucesos mundiales, nacionales y/o locales es su máxima finalidad.

Lectura Mecánica

Este es uno de los tipos de lectura a través del cual ocurre el proceso de transformación de un grafema en un fonema, o sea, observar el código escrito y lograr una correcta pronunciación del mismo.
Este proceso conlleva una decodificación de los signos observados para su conversión a fonemas, esto es, sonidos.
Es el primer tipo de lectura que el niño aprende, ya que realizan la relación entre consonantes y vocales vocalizando palabras, pero no saben en realidad qué están diciendo. Algo similar ocurre cuando un adulto está aprendiendo una lengua nueva, ya que pronuncian de manera correcta pero se les dificulta interpretarlo y llegar a entenderlo.

Existen más tipos de lectura pero estos que hemos presentado son los más importantes. Recuerda seguir los enlaces de aquellos tipos de lectura que requieren un abordaje un poco más extenso para lograr conocer un poco más sobre este tema.

Esperamos sus comentarios para mejorar la información de este post!

Tipos de Lectura
Otros artículos que Te van a interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boton arriba