el género dramático y sus características

Contenidos

Género Dramático

Definición y características

El género dramático representa un episodio o conflicto en la vida humana a través del diálogo entre personajes. La palabra dramático proviene de “drama“, esta palabra corresponde al término colectivo para todas las creaciones literarias en las que un artista llamado dramaturgo concibe y desarrolla un evento en un tiempo y espacio determinados.

El género dramático comparte un lugar dentro de los géneros literarios clásicos junto al lírico y al épico. El género dramático comparte el mismo nivel de importancia junto a los géneros lírico, narrativo y didáctico dentro de los denominados modernos.

Los hechos se refieren a personas o personajes que simbolizan específica o directamente el conflicto humano. El género está diseñado para mostrarse públicamente frente a la audiencia, por lo tanto, el género abarca todas las expresiones teatrales, todo el contenido creado para el teatro y todo el contenido que es realizable sobre un escenario frente a la audiencia.

El género dramático es un género literario que se basa en la interpretación y puede describirse como un “arte escénico”. Como forma literaria, está diseñado para el teatro porque a los personajes se les asignan roles y ellos representan sus roles a medida que la acción se representa en el escenario. Estos personajes pueden ser seres humanos, seres muertos o espirituales, animales o cualidades abstractas. El drama es una adaptación, recreación y reflejo de la realidad en el escenario.

El género dramático es diferente a otros géneros de literatura como la poesía y la prosa de ficción. Tiene únicas características que han surgido en respuesta a su peculiar naturaleza. Es difícil separar el drama de una interpretación porque durante la representación teatral de una obra, el drama trae experiencias de vida de manera realista a la audiencia. Es el más concreto de todos los géneros literarios. En el género dramático, los personajes-actores hablan consigo mismos y reaccionan a los problemas de acuerdo con el impulso del momento. El drama se presenta en forma de diálogo.

En comparación con otras formas de literatura, el teatro tiene un impacto inmediato en la audiencia. Se utiliza para informar, educar, entretener y en algunos casos para movilizar a la audiencia.
¿Cómo definir el drama? El drama se ha definido como una imitación de la vida. El drama es diferente a otros formas de literatura debido a sus características únicas. Se lee, pero básicamente, está compuesto para ser interpretado, por lo que el objetivo final de la composición dramática es que se realice, es que se presente en el escenario ante un público. Esto la convierte en un medio de comunicación.

Aristóteles definió el drama simplemente como la imitación de una acción. En su opinión, los seres humanos disfrutan de la imitación, como niños jugando al padre y la madre en una obra de teatro infantil. Esto significa que la imitación es parte de la vida. Así, el ser humano tiene el deseo de imitar a otros, situaciones o eventos.

Sin embargo, según Bertolt Brecht, el drama no es solo una imitación de la acción, sino una herramienta para la demostración de las condiciones sociales. No es solo un entretenimiento, sino un instrumento de política y cambio social. A partir de estas definiciones, podemos concluir que el drama es una forma de crear o recrear una situación, una articulación de la realidad a través de la personificación o de la recreación.

Naturaleza del Género Dramático

El drama ha sido desarrollado y mejorado por infinidad de dramaturgos a lo largo de los siglos. También ha sido influenciado por los desarrollos y cambios ocurridos en el mundo. La naturaleza única del drama hace posible que sea posible leerlo, como también para ser interpretado. A diferencia de la prosa y la poesía, que dependen de la narración, el drama es presentado solo a través del diálogo. Mientras la novela está dividida en capítulos y el poema está escrito principalmente en estrofas, el drama se presenta en actos y escenas, movimientos o partes.

William Shakespeare hizo de la estructura de cinco actos el estándar para sus obras. Cada dramaturgo es libre de adoptar su propio estilo.
El drama es de naturaleza temporal. Cada actuación tiene una duración definida (es decir, dura un cierto período de tiempo). Cada representación del género dramático es, por tanto, una obra de arte distinta. Incluso si los actores, la composición y la decoración permanecen sin cambios durante la producción, cada actuación varía en naturaleza y calidad, ya que una puede ser mejor que otra.

Un buen ejemplo es el caso en el que un actor puede haber funcionado mal en una producción y mejor en otra. Significa, por tanto, que “cada representación de una obra, incluso por los mismos actores, representa una interpretación diferente respecto de sus posibilidades y ninguna actuación puede realizar plenamente todas sus posibilidades ”.

Una vez que es hecha, una actuación deja de existir excepto en la memoria de uno. También se pueden ver a las presentaciones ritualistas desde la misma perspectiva.

Origen del Género Dramático

La palabra drama proviene del verbo griego “dran” que significa “para actuar “o realizar. Muchos eruditos remontan el origen del drama a acciones como danzas rituales realizadas por bailarines enmascarados o sacerdotes durante festivales o ceremonias tradicionales.

Se puede rastrear el origen del ritual en la sociedad tradicional cuando, a veces, las estaciones no llegaban con la fuerza que esperaban para favorecer los cultivos. Cuando esto sucedía, los hombres sentían que habían ofendido a los dioses, por lo que idearon medios para apaciguar a estos dioses. Ese acto de apaciguar a los dioses es lo que llamamos ritual.

Estos rituales, como era de esperar, implicaron ceremonias en las que el sacerdote jugó un papel importante en un lugar designado, en su mayoría santuarios. El sacerdote normalmente usaría un vestido especial para la ocasión. Ese rol, el vestido (disfraz) y la expresión o los encantamientos se consideran elementos dramáticos. Por lo tanto, el drama podría emerger de esto. Entonces, si se presenta para entretenimiento y hay un elemento de suplantación, imitación de una acción y recreación de un acción, es drama.

Otra teoría rastrea el origen del drama en el deseo del hombre por el entretenimiento. Así, durante festivales u otras ceremonias, recrear las hazañas de algunos héroes legendarios o míticos era la mejor forma de entretener a las personas.

Los estudiosos están divididos sobre el origen del drama. Algunos remontan el origen a Grecia, pero otros insisten en que el drama en su forma o patrón definitivo evolucionó de Egipto, que se considera como una de las cunas de la civilización en el mundo. El último grupo argumenta que fue tomado prestado por comerciantes occidentales que lo desarrollaron y documentaron, y que llevaron el género a Grecia. Sin embargo, el relato de rastrear el origen de drama en Grecia es más plausible. La evolución es más clara y está bien documentada.

Aparentemente, el drama griego evolucionó a partir de festivales religiosos (rituales) que fueron celebrados para asegurar la fertilidad de la tierra y el bienestar de su gente.

Estos festivales estaban relacionados con la adoración de Dionisio, un dios nativo que al igual que la vegetación muere y renace cada año. El festival contaba con el canto y el baile de un coro de cincuenta hombres. La canción coral, conocida como “Dithyramb“, se cantó en honor al Dios. Los hombres bailaron alrededor del altar de Dionisio en un lugar de forma circular llamado orquesta. A veces, una historia sobre el dios era improvisada por el líder del coro, aunque seguía siendo parte del coro. A veces, se vestía como un personaje de la mitología. En esta etapa, los actores individuales no participaban en las actuaciones.

Se cree que el dramaturgo Thepsis fue la primera persona en introducir al actor individual y el elemento de la interpretación en el siglo VI a.C. Durante una actuación en particular, se separó del coro y en lugar de cantar en honor del dios, cantó como el Dios. Actuó entre los bailes del coro y conversó por momentos con el líder del coro. Así nació literalmente el drama. Thepsis, por lo tanto, apareció como el primer actor, y cuando se separó del coro, agregó el potencial dramático de la interpretación.

Es una interpretación ya que, en lugar de describir al dios Dionisio o sus acciones, pretendía ser el dios. De esta forma la actuación cambió desde lo poético hacia lo dramático. Esquilo agregó un segundo actor y esto le dio al drama un nuevo impulso porque el actor adicional permitió al dramaturgo mostrar en acción un conflicto dramático en lugar de solo hablar al respecto. La adición de Sófocles del tercer actor amplió aún más el alcance del dramaturgo, y le proporcionó los medios para complicar su trama y la elaboración de un arreglo estructural más complejo de su acción.

Es importante señalar aquí que el habla no es esencial en el drama, porque podría presentarse sin palabras o sin la acompañamiento de música y baile. La característica más importante del drama es la comunicación. Induce a una comunicación personal y a una experiencia inmediata entre el actor y el audiencia. Esto hace del drama un arte concreto y su mensaje es inmediato y directo. Es concreto porque el público puede observar a los actores interpretar y presentar una historia realista que puede afectarlo positiva o negativamente, y sobre el cual puede reaccionar de forma inmediata. En consecuencia, el drama existe en tradiciones tanto orales como literarias.

Estructura

Toda obra del género dramático se encuentra organizada de la siguiente forma:

  1. Presentación del conflicto: 
    El conflicto es la base de toda obra dramática, sin él no podría existir. El conflicto se refiere a las fuerzas opuestas (fuerzas competitivas) que promueven el desarrollo de la trama del drama. Aparecerán dos posiciones contrapuestas, que deberán ser descubiertas. Estas pueden presentarse, antes o después del momento que representa la obra, y se pueden indicar explícitamente o implícitamente. Podemos distinguir aproximadamente cuatro etapas:
    La presentación del protagonista.
    El propósito del protagonista.
    Presentación del conflicto.
    El conflicto entre las dos fuerzas en choque.
  2. Desarrollo de la acción:
    Es el momento de mayor tensión y suspenso, donde la trama parece complicarse para el protagonista encontrando obstáculos de todo tipo. Esto entrega la dimensión artística a la obra de teatro. Los distintos esfuerzos por superar a la fuerza opuesta dan lugar a un pensamiento dramático.
  3. Desenlace:

    Es el momento en que se resuelve el problema planteado en el desarrollo de la obra. Es la eliminación del obstáculo (resolución del conflicto)  o la desaparición del protagonista.
    Por eso, la fuerza opuesta puede ser un elemento externo o interno del propio personaje, fuerza que dificulta el propósito de la fuerza protagónica.

Los elementos de una obra de teatro no se combinan de forma natural para crear una experiencia dramática, sino que, más bien, se hacen trabajar juntos a través de la estructura de la obra, lo cual es un factor importante en el impacto total de la experiencia.

Un dramaturgo determinará la forma de una obra, en parte, de acuerdo con las condiciones en las que se interpretará: ¿Cuánto tiempo debería tomar para atraer el interés de la audiencia y mantenerlo? ¿Cuánto tiempo puede permanecer una audiencia en sus asientos? ¿El público está sentado en un lugar mientras dura la actuación, o se está moviendo de un escenario a otro, como en algunos festivales medievales?

La estructura también está dictada por las demandas particulares del material a dramatizar: un boceto de revista que gira en torno a una sola broma diferirá en forma de la de un ciclo religioso, que puede retratar toda la historia de la humanidad desde la Creación hasta el Juicio Final. Un drama realista puede requerir una gran cantidad de exposición de los antecedentes y recuerdos de los personajes, mientras que en una obra crónica, el dramaturgo puede contar toda la historia de forma episódica desde el principio hasta el final.

Hay una regla general, como Aristóteles sugirió originalmente en su Poética: una obra de teatro debe ser lo suficientemente larga para proporcionar la información que la audiencia necesita para interesarse y generar la experiencia de la tragedia, o la comedia, en los sentidos y la imaginación.

En la mayoría de las obras es necesario establecer un código convencional de lugar y tiempo. Pero el teatro rara vez ha esperado el realismo y, por su naturaleza, permite al dramaturgo una libertad extraordinaria para simbolizar el lugar y la duración: como observó Samuel Johnson, en su discusión sobre esta libertad en Shakespeare, los espectadores siempre permiten que la obra manipule la imaginación.

Basta que las brujas de Macbeth destaquen su “páramo” con su “niebla y aire sucio” para que su ubicación sea aceptada en un escenario sin escenografía; y cuando más tarde se ve a Lady Macbeth sola leyendo una carta, se entiende sin dudarlo que se encuentra en un entorno apropiado para la esposa de un noble escocés.

El simbolismo escénico simple puede ayudar a la imaginación, ya sea el altar de los dioses situado en el centro de la orchēstra griega, una tira de tela roja para representar el Mar Rojo en una obra milagrosa medieval, o una silla en la que el artista tibetano se coloca para representar una montaña. Con este grado de fantasía, no es de extrañar que el teatro pueda manipular el tiempo con tanta libertad, pasando del pasado al futuro, de este mundo al siguiente y de la realidad al sueño.

Es cuestionable, por tanto, si la noción de “acción” en una obra de teatro describe lo que sucede en el escenario o lo que se recrea en la mente del público. Ciertamente tiene poco que ver con la mera actividad física de los actores. Más bien, cualquier cosa que impulse la imagen de la obra que tiene el público y fomente el crecimiento de su imaginación es una parte válida de la acción de la obra.

Por lo tanto, fue suficiente para el dramaturgo griego antiguo Esquilo tener solo dos actores masculinos que hablaban y usaban varias máscaras, escritas por sexo, edad, clase y expresión facial.

En la commedia dell’arte italiana de los siglos XVI y XVII, los personajes Pantalone y Arlecchino, cada uno con su traje tradicional y su máscara, aparecían en juego tras juego y eran reconocidos de inmediato, de modo que el público podía anticipar el comportamiento del agarrado y viejo comerciante y de su sirviente sinvergüenza. En un nivel menos obvio, un discurso que en la lectura parece no contribuir en nada a la acción de la obra, puede proporcionar en la interpretación un estímulo sorprendente al sentido de la acción por parte del público, su dirección y significado.

 Porque el teatro es un arte reactivo, que se mueve constantemente en el tiempo, y cualquier convención que promueva una respuesta profunda mientras se ahorra un tiempo precioso es de un valor incalculable.

Elementos del Género Dramático

Toda obra del género dramático contiene los siguientes elementos:

  • Trama:
    Aristóteles nos dice que es la disposición de los incidentes que tienen lugar en una obra de teatro. Una trama tiene tres partes básicas: el principio, el medio y el final. El comienzo presenta a la audiencia el quién, qué, dónde, cuándo y por qué mediante la revelación de información clave. El medio está compuesto por una serie de complicaciones o conflictos, que dan como resultado un punto de inflexión. En la parte final de la trama, se resuelve el conflicto y termina la historia.
  • Personajes:
    La trama de la obra se desarrolla a través de la acción y diálogo de personalidades o figuras llamadas personajes. Es a través de estos
    personajes que el dramaturgo revela su mensaje. El personaje principal, que representa el pensamiento principal de la obra, se llama protagonista. Quien se coloca en el camino del protagonista y se opone al protagonista es un personaje conocido como el antagonista. Todos los demás personajes importantes de la obra se pondrán del lado de uno de estos dos personajes.
  • Tema:
    El tema es una idea o un punto central en una historia, que a menudo se puede resumir en una palabra o en una frase corta. Por ejemplo: soledad, destino, opresión, renacimiento, mayoría de edad; humanos en conflicto con la tecnología; nostalgia; los peligros del poder desenfrenado. Una historia puede tener varios temas. Los temas a menudo exploran ideas históricamente comunes o reconocibles transculturalmente, tales como cuestiones éticas y comentarios sobre el condición humana, y generalmente están implícitas en lugar de declararse explícitamente.
  • Escenarios:
    Se trata de las locaciones donde ocurre la acción, es decir, los espacios que serán poblados por los personajes. Pueden estar representados en el escenario mediante elementos decorativos (figuras de cartón, pinturas, etc.) o simplemente pueden ser imaginarios, suscitados por la acción misma en el escenario vacío.
  • Objetos:
    Al igual que los escenarios, son elementos de apoyo a la acción, como pueden ser espadas, pistolas, elementos que intervienen en lo que ocurre, pero que no son del todo vitales y por eso pueden estar presentes o ser imaginados.

Funciones del Género Dramático

El género dramático es una de las mejores formas literarias a través de las cuales los dramaturgos pueden hablar directamente con sus lectores o con la audiencia, y recibir una retroalimentación instantánea.

Algunos autores del género dramático utilizan a sus personajes como vehículo para transmitir sus pensamientos y valores, como hacen los poetas con las personas y los novelistas con los narradores. Dado que el drama utiliza palabras habladas y diálogos, el lenguaje de los personajes juega un papel vital, ya que puede dar pistas sobre sus sentimientos, personalidades, antecedentes y cambios en los sentimientos. En los dramas, los personajes viven una historia sin ningún comentario del autor, proporcionando a la audiencia una presentación directa de las experiencias de vida de los personajes.

El drama se originó en el ritual. Es una rama importante de la literatura y el más concreto de todo el arte. formas. Está desprovisto de la intimidad lejana de la novela, el mensaje abstracto de las bellas artes, el mensaje de la música o el lenguaje críptico y esotérico de la poesía. Presenta una historia de manera realista a través de los actores a la audiencia.

De todos los artistas creativos, el dramaturgo es el que está en la mejor posición para reflejar su sociedad y lograr efectos sociales, reformas. Esto se debe a que su trabajo tiene la característica única de presentar los eventos de una manera vívida y pintoresca, y de manera realista. Esto ayuda a imprimir las condiciones sociales de manera realista en la mente de la audiencia. Por tanto, su mensaje es inmediato.

Ellos pueden hacer esto no solo reflejando el lado malo de las sociedades, sino también promoviendo los aspectos positivos de la forma de vida de la gente que vale la pena emular o cultivar. También ayudan a asegurar la continuidad de su tradición y cultura reflejándolas en sus obras. Cada dramaturgo, por tanto, intenta desde su perspectiva para utilizar su arte para iluminar a su audiencia sobre las bondades, los desequilibrios y las deficiencias de su sociedad.

Aparte de sus preocupaciones temáticas, cada dramaturgo, en su propio estilo de transmitir su mensaje, trata de resaltar su bagaje cultural mediante el uso de mitos, leyendas, música, canciones, danzas, proverbios, acertijos y otras expresiones locales. De esta manera, los dramaturgos de todo el mundo son considerados como la conciencia de sus sociedades y custodios de sus valores morales y culturales.

Los ricos y los pobres, los jóvenes y los ancianos, los alfabetizados y los analfabetos disfrutan y asimilan el mensaje del drama una vez que se presenta en el lenguaje apropiado mientras los actores viven la historia (mensaje) en el escenario. En la mayoría de las sociedades tradicionales, el drama forma parte de los ritos comunales.

Género Dramático

Subgéneros que componen el Género Dramático

El género dramático se encuentra dividido en dos grandes partes: los subgéneros dramáticos mayores y los menores.

Los subgéneros literarios dramáticos mayores son:

  • Tragedia.
  • Drama.
  • Comedia.

Los subgéneros literarios dramáticos menores son:

Para mayor información sobre los mismos haz click en el nombre de cada uno.

Otros artículos que Te van a interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boton arriba