El Auto Sacramental y sus Características

Contenidos

Auto Sacramental

Características

Los dramas religiosos en España eran muy similares a los que se representaban en toda Europa e Inglaterra. En la última mitad del siglo XVI, sin embargo, las obras religiosas comenzaron a tomar un rumbo diferente y desarrollaron nuevas características distintivas. Estas obras religiosas renovadas fueron escritas para el conocido festival Corpus Christi (festival que celebra el poder de los sacramentos). Estas obras se conocieron entonces como autos sacramentales; auto, que significa una obra de teatro en un acto, y sacramental, que se refiere a los sacramentos.

Con el tiempo, toda obra de teatro que se representase en Corpus Christi se denominaría auto sacramental, incluso si la producción tenía poco o nada que ver con los sacramentos. Las obras incluían muchos componentes de obras de moralidad medieval, así como obras de misterio, y por lo general estaban inspiradas en fuentes seculares y religiosas. Los personajes también son muy similares a los que se pueden ver en las obras de moralidad medieval como los personajes sobrenaturales, humanos y alegóricos.

Realizados al aire libre, los autos eran breves obras de teatro alegóricas en verso que trataban sobre algún aspecto del misterio de la Sagrada Eucaristía, que se celebraba solemnemente en la fiesta del Corpus Christi.

El auto sacramental forma parte del género dramático dentro de la clasificación de los géneros literarios

Derivaron de cuadros, que habían sido parte de la procesión que acompañó a la Eucaristía mientras se llevaba por las calles en Corpus Christi. Los cuadros se animaron, luego desarrollaron una forma dramática y finalmente se separaron de la procesión eucarística para formar uno propio. Montados en carros, fueron llevados a lugares seleccionados en el municipio, y los actores presentaron sus autos, uno tras otro, al igual que las obras escriturales de los Países Bajos y el norte de Inglaterra se habían presentado en carros de desfiles durante la Edad Media. Los gastos de estos autos magníficamente montados y vestidos fueron pagados por los municipios.

Estas pequeñas obras de teatro habían comenzado a aparecer a finales del siglo XVI, pero al principio eran toscas y primitivas, una forma rústica de entretenimiento piadoso. Nombres importantes en el desarrollo de los autos en obras de arte refinado fueron un librero valenciano, Juan de Timoneda, y los dramaturgos José de Valdivielso y su contemporáneo Lope de Vega. Sin embargo, fue Calderón quien aprovechó la oportunidad que ofrecieron para que la alegoría cubriera una amplia gama de temas no sacramentales. Llevó la forma del auto a nuevas alturas de logros artísticos.

Pedro Calderón de la Barca fue considerado uno de los más grandes dramaturgos del Siglo de Oro español y fue el encargado de escribir todos los autos que se presentaron en Madrid desde 1647 hasta 1681.

Después de su muerte en 1681, muchas de las obras de teatro que se escribieron parecían carecer de la calidad que estaba representada en la obra de Calderón. Aunque las obras no estaban por encima de la media, todavía se produjeron hasta el  Corpus Christi de 1765. Fue entonces cuando las obras fueron prohibidas específicamente debido al hecho de que comenzó a sentirse más secular, carnavalesca y menos religiosa. Los racionalistas del siglo XVIII encontraron los autos incomprensibles e irreverentes, y en 1765 Carlos III prohibió su ejecución. Desde entonces, los autos han sobrevivido en representaciones ocasionales solo como curiosidades arcaicas.

Aunque el Corpus Christi era en gran medida una fiesta religiosa y produciría muchas obras religiosas, comenzó a incorporar farsas y bailes que se intercalarían entre autos. Los autos sacramentales fue una parte vital del teatro español y dieron a luz a muchas de las mejores obras españolas que se produjeron a lo largo de 200 años.

Propósitos

El propósito principal de un auto sacramental era contribuir a la difusión por todo el mundo de la doctrina católica.

Auto Sacramental

Origen del Auto Sacramental

La institución de la fiesta del Corpus et Sanguini s Christi por Urbano IV en 1264 dio a la cristiandad un nuevo día santo, arraigado en el dogma y propicio para la alegría.

Se caracterizó, al principio, por procesiones callejeras a las que asistía el clero y se movilizaba desde el santuario para la adoración pública. En España, la procesión también contó con manifestantes menos solemnes: gigantes, bailarines y figuras de animales fantásticos. Las carrozas llevaban estatuas que representaban escenas bíblicas o alegóricas; con el tiempo, las estatuas fueron reemplazadas por hombres, que gradualmente relajaron sus posturas congeladas y realizaron ligeros movimientos coreográficos. Finalmente, en las estaciones, o lugares de parada, de la procesión, los enmascarados actuaron, primero en un espectáculo mudo y luego con un discurso improvisado, las escenas que habían retratado como escenas vivas.

El teatro había entrado en las procesiones, y desde esta etapa hasta la presentación de obras sacramentales escritas no habría más que un pequeño paso.

A finales del siglo XV, España, a diferencia de otros países europeos, todavía producía simples dramas litúrgicos basados en el Officium Pastorum, pero progresó rápidamente en el siglo XVI. De estas obras primitivas surgió pieza a pieza el gran teatro secular y religioso de la edad de oro. El auto sacramental fue sólo una de varias líneas de desarrollo. Las obras de teatro del Officium Pastorum tenían tres partes: la aparición de los pastores, el anuncio del ángel del nacimiento de Cristo y la adoración de los pastores. En este tipo de obra, que anticipan al auto sacramental, el ángel es reemplazado por un ermitaño o un fraile, que responde a las preguntas de los sencillos pastores.

El siguiente paso fue sustituir al informante erudito por una personificación de la Fe. Mientras tanto, los pastores se habían individualizado y se les había hecho representar alguna idea. Las obras se volvieron totalmente alegorizadas.

En el siglo XVII era costumbre, en la capital y otras grandes ciudades, erigir escenarios de caballetes en las plazas. Enormes carros, sobre los que se había construido un elaborado escenario, se colocaron alrededor del escenario. Después de cada actuación, los carros, con los accesorios y los actores, se trasladarían a la siguiente plaza. Se podían realizar representaciones de hasta cuatro obras cada día en cuatro lugares.

Las ciudades encargaron a los poetas que escribieran autos sacramentales y asumieron el costo de toda la producción. La rivalidad entre ciudades condujo a gastos generosos. Los actores, hombres y mujeres, eran profesionales del teatro profano, atraídos al auto sacramental por su devoción y las recompensas económicas. Además de las cuotas, el municipio ofreció un premio sustancial a la mejor compañía. Los dignatarios se sentaron cerca del escenario; la ciudadanía era libre de estar de pie y mirar.

La poesía se perdía a menudo en el bullicio y, por tanto, la acción y el espectáculo eran casi tan importantes como las palabras. Los autos fueron el principal aporte de las autoridades cívicas a la fiesta religiosa. La alegoría era la forma adecuada para una obra eucarística. El auto sacramental contribuyó a ayudar al hombre a captar lo desconocido a través de la analogía con lo conocido.

Durante el siglo XVI continuó el proceso de alegorización en las obras de Diego Sánchez (antes de 1550), las 100 obras anónimas del Códice de Autos Viejos (de 1575) y los autos escritos o editados por Juan de Timoneda (de 1583). . El género se acerca a su madurez en las obras de Lope de Vega (1562 –1635)y José de Valdivielso (1565 -1638).

Estos dramaturgos escribieron esencialmente autos penitenciales, diseñados para mover a los espectadores a la compunción, la confesión y la comunión. Sus autos aún no eran grandes construcciones intelectuales que iluminaran con intuiciones poéticas los misterios de la teología.

Le correspondió a Calderón elevar el auto sacramental a estas alturas. Al interpretar la Eucaristía como un sacramento que todo lo abarca, Calderón exploró, en atrevidas alegorías, una amplia gama de temas dogmáticos. Una abundancia de personificaciones alegóricas —judaísmo, naturaleza, gracia, pensamiento, belleza, noche— llevan la profunda acción religiosa. Su arte fue mejor descrito por el propio poeta: “Sermones en verso, problemas de la Sagrada Teología establecidos en ideas representables, que mis palabras no pueden explicar ni comprender, inclinando al hombre a la alegría en este día de Corpus Christi”.

Con la enorme producción de Calderón —unos 80 autos— la obra sacramental alcanzó su perfección.

Calderón de la Barca

Ejemplos

Autores más renombrados

Gil Vicente (1465 – 1536/1537)

Juan de la Encina (1468 – 1529)

Juan de Timoneda (1520 – 1583)

Lope de Vega (1562 –1635)

José de Valdivielso (1565 – 1638)

Tirso de Molina (1579 – 1648)

Pedro Calderón de la Barca (1600 – 1681)

Otros artículos que Te van a interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boton arriba